jueves, 17 de enero de 2013

Enhorabuena, abuelo

Y yo que pensaba que hoy sería un día especial... Nada nuevo, como siempre todo sigue igual, incluso peor.

Hace ya tiempo que esto me resulta muy pesado, no sé hasta cuándo podré aguantar. Creo que he sido demasiado buena, me he portado lo mejor que he podido y sigo sin ser correspondida. Además, ahora me piden algo muy importante para mí que no voy a ser capaz de llevar a cabo, es más, me niego rotundamente. Ni si quiera sé cómo se le pudo ocurrir tal barbaridad.

A pesar de todo, hoy estaba decidida a dar el paso y no sé muy bien por qué al final no ha salido la cosa como esperaba. Mejor, no acababa de convencerme. Quizá más adelante... O mejor seguir guardando el sentimiento tan hondo que no pueda escaparse. Sabes que yo te sigo echando de menos y no hay momento del día que no piense en ti. Seguro que todo sería mucho mejor si estuvieras aquí.

Me gustaría escapar, salir corriendo y no mirar nunca hacia atrás. Olvidar todo lo olvidable y tan solo recordar aquellas historias que me supieron a poco. Ir lejos, empezar de nuevo.

Me canso, no puedo más.

Sé que no voy a cambiar el mundo, tampoco pretendo hacerlo. Me conformo con ser feliz a mi manera, sin obstáculos, siendo libre.

Te prometo que no te fallaré.

2 comentarios:

Ana dijo...

Un bello blog. Felicidades :-)

Te invito al mío, por si te ayuda en tu crecimiento personal.

http://frasesdedios.blogspot.com.es/

Feliz tiempo de Cuaresma.
Un abrazo en la luz del Creador.

María dijo...

Ana, Muchas gracias por tus palabras. Estaré encantada de visitar tu blog.

Un abrazo