martes, 12 de abril de 2011

Sentido Común

Cada palabra con la que muestras algo más de ti, consigues decepcionarme. Dejas de ser la persona especial que había idealizado y pasas a ser simplemente una persona más de tantas. 

Me lo pones todo tan difícil que he pensado en retirarme y ofrecerle el puesto a otra que esté dispuesta a pelear. Qué opción más cobarde, rendirme sin haber jugado siquiera.

"Me he preguntado tantas veces quién soy yo para ti y qué lugar ocupo en tu vida y es que a veces te miro y parece como que sí pero hay otras que hubiera preferido no fijarme nunca en ti."

Tengo miedo a que no seas lo que veía en ti, a que haya vuelto a equivocarme al escogerte, pero más miedo tengo a perderte, a que un día decidas irte para no volver, a que encuentres a esa que lucha por estar a tu lado y te olvides completamente de mí.

Cómo me gustaría saber que significo lo más mínimo para ti, que no soy de esas personas que aparecen y con el tiempo desaparecen sin haber dejado una pequeña huella en ti.

"Sin embargo, para una ratita es muy difícil estar enamorada de un elefante."

Tan perfecto te he creado, que me parece imposible que te fijases en mí, llena de miedos y dudas, cobarde y tímida, sin fuerzas para volver a intentarlo por temor a cometer los errores del pasado.

¡Qué complicados son los sentimientos! Más aún, controlarlos.

Esta segunda parada no sólo implica que vuelvas a hacerte presente, significa que Él ha insistido en llamarme. Esta vez no ha sido con tanta fuerza como la última, pero vuelve a obligarme a parar a reflexionar, a mirar si el Camino que estoy siguiendo es el correcto para llegar a mi verdadera felicidad, mi meta personal.

Anoche le di la oportunidad que me pedía, me dispuse a buscar ayuda y aún sigo esperándola. Sé que en cuanto llegue la respuesta mis dudas comenzarán a despejarse. Estaré acompañada por la persona adecuada.

Y vuelvo a hablar de ella, de esa AMIGA que cada noche pone una sonrisa en mi corazón, ya que la de la cara pocas veces se borra. Siento que el día que no hablo con ella es un día extraño y vacío. Compartimos ilusión, compartimos Camino, compartimos miedos, dudas... Ojalá estuviese más cerca para que disfrutase conmigo estas preciosas vistas desde la ventana, con la manta en las piernas, sintiendo este hálito en la cara.

Ahora es cuando me doy cuenta de que hacía mucho tiempo que no escribía lo que realmente soy, lo que guardo para mí, lo que no quisiera compartir más que conmigo...

1 comentario:

Vk' dijo...

Te comprendo bastante bien, estoy en una situación parecida y hay veces que me dan ganas de desistir, y otras en las que los sentimientos parecen de mentira u_u